El departamento que dirige Fernández Mañanes subraya que los docentes son la base de un sistema educativo de gran calidad (Nota de prensa remitida por el Gobierno de Cantabria el 22.09.2018)

La Consejería de Educación está plenamente satisfecha con los buenos resultados del sistema educativo de Cantabria, para los cuales es fundamental la inestimable contribución de los docentes. Estos datos son avalados por los resultados en las diferentes evaluaciones a las que se somete nuestro sistema educativo, como por el avance y desarrollo que ha experimentado nuestra sociedad gracias a ello. 

Por esos y otros muchos motivos, la Consejería no comparte, fomenta ni tolera ataques, faltos de conocimiento sobre esta profesión, que se están produciendo, contra unos docentes altamente comprometidos, todo ello, consecuencia de desencuentros puntuales entre la administración y los sindicatos.
 
Educación considera que la labor docente, siempre injustamente cuestionada, debe tener la más alta consideración, por su transcendencia para el alumnado, las familias y por su capacidad para lograr una mejor sociedad. En este sentido ha señalado que nuestros docentes tienen encomendada una gran labor, la educación y formación del alumnado y para ello llegan al sistema educativo tras formarse con calidad en nuestras universidades y continuando su formación a lo largo de toda su trayectoria profesional, logrando de esta forma mejorar e innovar por y para los más jóvenes de nuestra región. Finalidades y objetivos que sin duda se ven favorecidos trabajando todos juntos en la misma dirección docentes, familias, sociedad, medios de comunicación y como no puede ser de otra forma aquellos a los que se nos ha encomendado la gestión de nuestro sistema educativo.
 
Para el departamento que dirige Fernández Mañanes no se debe olvidar que la buena situación del sistema educativo cántabro avalado por estudios externos, es responsabilidad también en buena medida de la labor docente. Y en ese sentido sostiene   que el conflicto sobre el calendario escolar no debe empañar la buena labor ni del propio Gobierno ni mucho menos la de los docentes de Cantabria.