El consejero ha asegurado que el centro educativo cuenta con los “mimbres necesarios” para aportar una oferta de “gran calidad” a su alumnado

vital alsar

Santander - 06.01.2018


El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, ha realizado esta mañana una visita al CEIP ‘Vital Alsar’ de Santander. Mañanes ha recorrido las instalaciones del centro y ha podido conocer de primera mano el proyecto educativo de este colegio de Infantil y Primaria. Tras una reunión con el equipo docente el consejero ha asegurado que el mismo “cuenta con todos los mimbres necesarios para construir un gran proyecto educativo de centro y ofrecer una gran calidad educativa a los niños y niñas escolarizados”.

Durante su estancia en el colegio el consejero ha podido comprobar los principios en los que se basa el proyecto de renovación pedagógica del ‘Vital Alsar’. Mañanes ha destacado de esta iniciativa “la agrupación con principios flexibles, su vinculación con el contexto real, así como la educación afectiva”, pero sobre todo, ha destacado la implicación de las familias y la participación de padres en las aulas “trabajando codo con codo con los docentes”.
Por su parte, el director del centro, Fernando Diego, ha afirmado que los pilares en los que se asienta este proyecto permiten construir un “laboratorio de aprendizaje” para experiencias que aplican en su vida real. Asimismo, ha destacado el notable incremento que ha experimentado y el éxito de matriculación, “el proyecto comenzó en 2010 con 14 niñas y niños y ahora estamos en 74, de manera progresiva se ha ido incrementando”, ha apuntado.

Diego ha asegurado que el objetivo es que los dos pilares de la educación, docentes y padres, “contribuyan al proceso de enseñanza-aprendizaje de manera coordinada”. “Tanto en Infantil como en Primaria las distintas áreas de aprendizaje se trabajan por competencias y luego se desarrollan en distintos contextos de aprendizaje en los que se reproducen situaciones de la vida cotidiana”, ha manifestado el director del colegio.

Orígenes del proyecto

Este centro se caracteriza principalmente por poseer un proyecto de innovación educativa singular, que surgió a raíz de las propuestas de un colectivo de padres y profesores recopilado en el manifiesto ‘A volar’, y que ha desembocado en el proyecto actual que conjuga la didáctica con educación artística y emocional.
Este proyecto despegó en 2009 en el ‘Vital Alsar’ cuando estaba a punto de cerrar por falta de alumnos. En 2010-2011 el centro se refunda con aproximadamente 35 alumnos.
La línea de trabajo del centro tiene su eje principal en la educación emocional con un enfoque socio-afectivo. Opta por una metodología basada en la iniciativa personal y organizada en contexto de aprendizaje como fórmula para encajar el currículo en una forma de enseñar y aprender basada en las competencias.
Los aspectos comunes que consideran primordiales en su hacer educativo son: el pensamiento crítico y divergente, la creatividad, la capacidad de iniciativa, la resolución de problemas, la evaluación del riesgo y del logro, la toma de decisiones y la gestión constructiva de las emociones. Muy relacionado con este último aspecto se encuentra su método de gestión de la convivencia, que basa en la disciplina positiva.
En 2011 este proyecto ganó el premio nacional del XI Concurso de Experiencias Educativas.
Otra de sus principales señas de identidad es el alto nivel de participación. La presencia de las familias es constante, colaborando en las actividades que se llevan a cabo.
El centro tiene cinco unidades, dos de Infantil y tres de Primaria por niveles atendidas por 9 maestros.

Acceso a la web del centro en el Directorio de Educantabria