Este programa humanitario y de sensibilización cuenta con la colaboración del Gobierno de Cantabria y está gestionado por las ONG ‘Cantabria por el Sáhara’ y ‘Alouda’

vacacionesenpaz

76 niños saharauis llegarán próximamente a Cantabria para participar en el programa ‘Vacaciones en Paz’ de ayuda humanitaria y sensibilización política y social durante los meses de julio y agosto. Este programa ha acogido a más de 600 niños en Cantabria desde su implantación en 1995 (10.000 a nivel estatal).

Así lo ha explicado el consejero de Educación, Ramón Ruiz, quien ha estado acompañado por el director general de Juventud y Cooperación al Desarrollo, Jorge Gutiérrez Martín, por las responsables de las ONG ‘Cantabria por el Sáhara’ y ‘Alouda’, Carmen García y Nieves Bermúdez, así como por el subdelegado del Sahara en Cantabria, Alisalem Babuit.

Objetivos humanitarios y de sensibilización

“Alejar a los niños y niñas saharauis de las condiciones climatológicas extremas que se dan en los campamentos durante el verano, realizarles un completo reconocimiento médico y completar las carencias nutricionales que puedan existir”, son los objetivos prioritarios, ha explicado Ramón Ruiz, quien ha deseado “una estancia feliz a los niños acogidos por las familias cántabras, para que vuelvan más reconfortados de como llegaron”.

El consejero ha añadido otros objetivos complementarios, como las actividades educativas para estos niños o la difusión de la situación del pueblo saharaui, fomentando las actuaciones encaminadas a lograr la solución definitiva del conflicto saharaui. Ramón Ruiz ha dejado claro que el Gobierno de Cantabria sigue considerando “prioritaria” la cooperación con la población saharaui, manteniendo e incrementando este año la ayuda en un 36%. Los Presupuestos de 2017 recogen “un aumento de 5.000 euros para este programa, que ha pasado de 15.000 a 20.000 euros”, ha recordado.

Hablan las ONGs

La representante de ‘Cantabria por el Sáhara’, Carmen García, ha explicado que la cooperación ha sufrido “años muy duros”, sin ningún tipo de ayuda institucional del gobierno regional anterior, por lo que ha agradecido el apoyo que reciben desde el año pasado. Ha puesto especial énfasis en la atención sanitaria a los niños, algo casi inexistente en los campos de refugiados, así como la importancia de sensibilizar a los ciudadanos sobre una situación que padecen desde hace más de 40 años.

Los presupuestos regionales recogen además, como ha citado Ramón Ruiz, una partida de 15.000 euros para el programa de soberanía alimentaria, así como otros 20.000 € para ayuda de emergencia por las inundaciones de 2015. El año pasado una comisión sanitaria formada por médicos y enfermeras del Servicio Cántabro de Salud y del Hospital Santa Clotilde se desplazaron a Tindouf en apoyo de los campamentos de refugiados, financiados por la Dirección General de Juventud y Cooperación al Desarrollo. Realizaron consultas, intervenciones quirúrgicas y formación al personal sanitario local.

La representante de ‘Alouda Cantabria’, la segunda ONG que gestiona el programa de ‘Vacaciones en Paz’, ha citado a los saharauis cuando dicen que pueden resistir el calor y el hambre, pero no el olvido. Eso es lo que intentamos, que nadie olvide de donde vienen”, ha añadido Nieves Bermúdez.

En nombre del pueblo saharaui y de las familias ha intervenido Alisalem Babuit ha agradecido la solidaridad del Gobierno y de las dos ONGs que les apoyan en Cantabria. “El pueblo saharaui lleva 41 años esperando que se haga justicia y se cumplan las resoluciones de las Naciones Unidas. Seguimos vivos gracias a las ayudas que se mandan de muchos países y especialmente de Cantabria”, ha dicho.