Francisco Javier Muñiz, Director del Centro y Laura Piney, profesora en el ciclo de grado superior Guía, Información y Asistencias Turísticas se han trasladado a la capital sueca para reunirse por última vez con sus compañeros del  proyecto Leonardo da Vinci de Transferencia de Innovación PIECES -Vías de acceso al empleo en los sectores de atención y turismo-, en el que Decroly se ve inmerso desde sus inicios en octubre de 2010

DECROLY NOVIEMBRE 12

Todos los socios del proyecto: Dundee College (Escocia); KARE -The Kildare Association of Parents and Friends of Handicapped People- Newbridge (Irlanda); Administrazione Provinciale di Parma (Italia); Decroly y el líder del proyecto, Centro de Investigación y Desarrollo para la Atención y el Trabajo Social de Linköpings Kommun (ayuntamiento de Linköping) se alojaron en el Hotel Nortull de Estocolmo en donde tuvieron lugar las reuniones entre los días 16 y el 18 de octubre.

Durante los últimos dos años todos los participantes se han esforzado intensamente para desarrollar un modelo de formación para trabajadores de baja cualificación en el sector de la atención y, en concreto, Decroly, ha adaptado dicho modelo al ámbito turístico, pues ambos sectores tienen muchas características en común.

Además de organizar la estancia en el hotel, los suecos, líderes del proyecto, contrataron una visita guiada con un profesional del turismo por la zona antigua de Estocolmo. Una actividad cultural rápida por los principales monumentos de la ciudad: su Ayuntamiento Art Nouveau, su Catedral o su majestuoso Palacio Real, uno de los más grandes de Europa con casi 600 habitaciones.

Pese a que en representación de Decroly sólo viajaron dos personas, un grupo nutrido de profesores ha puesto todos sus esfuerzos para que este proyecto llegara a buen puerto: Ana Agüero, Begoña Goitia, Pedro Cuesta y Marta Guzmán. Todos ellos han establecido, además de relaciones profesionales, lazos emocionales con el resto de los socios. Esta es otra de las ventajas de los proyectos europeos; acortar distancias, empaparnos y enriquecernos de diferentes culturas y nuevas formas de trabajar y, en definitiva, hacer de Europa un lugar mejor para vivir en un ambiente de cooperación y solidaridad.